En este momento estás viendo Historia de la Ciudad de El Alto: Primeras villas alteñas
El Alto Fuente. Urgente.bo

Historia de la Ciudad de El Alto: Primeras villas alteñas

Por: Ángel Cahuapaza Mamani*

Los primeros años del siglo XX fueron fundamentales en la transformación de tierras en El Alto. Los padrones coloniales y republicanos permiten ver que los ayllus y estancias que conformaban El Alto fueron Cupilupaca, Checalupaca, Chinchalla y Pucarani. En algunos casos, los nombres de los ayllus se mantuvieron en el tiempo hasta en las haciendas: la estancia Collpani del ayllu de Pucarani y la estancia Yunguyo de ayllu Chinchalla. Las haciendas localizadas en El Alto, a su vez, fueron: Villandrani, Hichucirca (Jichu – Circa), Tacachira, Ocomisto (Hoko – Misto), Alpacoma, Seq’e, Milluni, Ingenio, Yunguyo, Mercenarios y San Roque. Todas están prácticamente se dedicaban a la producción agrícola y ganadera.

Primeras villas.

Con las primeras urbanizaciones, El Alto comenzó otro tipo de transformación de la tierra. En todos los casos las compras las hacían varias personas y organizaciones, posiblemente 20 años antes de la Reforma Agraria. A principios del siglo XX, El Alto era propiedad de unos cuantos hacendados. Nombres como Julio Téllez, Jorge Rodríguez Balanza, Adrián Castillo Nava, Raúl Jordán Velasco, Francisco Loza y la familia Zalles figuran como propietarios de esas zonas, que hasta la actualidad todavía llevan el denominativo de alguno de sus ex dueños.

Las causas que impulsaron a que se inicien las gestiones para urbanizar las tierras de los hacendados en El Alto fueron, quizás, la instalación de empresas, escuelas y pequeñas industrias. Por ejemplo, la Empresa de Navegación del Lago Titicaca (1912), el ferrocarril La Paz-Guaqui (en lo que en la actualidad es la Ceja), la Escuela de Aviación (1923), las oficinas del Lloyd Aéreo Boliviano (LAB) 1925), el Golf Club de la familia Ormachea (1925) y los galpones de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) en 1933.

Fotografía que muestra a El Alto de anteaño. Foto: Carrera de Historia UPEA
Fotografía que muestra a El Alto de anteaño. Foto: Carrera de Historia UPEA

Entonces a partir de 1940, los hacendados empezaron a lotear sus tierras y de la misma forma a urbanizar sus propiedades. El primero que se deshizó de sus tierras fue Julio Téllez Reyes. Esa zona se llamaría Villa Dolores, que fue creada el 14 de septiembre de 1942.

Después de una década, en el contexto de la Revolución Nacional de 1952, la base del distribuido (hoy inmediaciones

de la Ceja), estaba ocupada por una cantidad importante de población. Hasta esos años ya existían seis zonas o villas alrededor de la Ceja. En el Sur se encontraban: Villa Dolores, 12 de octubre, y Bolívar A. En la parte norte estaban las villas: 16 de Julio, Ballivián, y Alto Lima. Los rasgos de estas zonas no fueron las de una ciudad como La Paz, sino más bien se parecían a las comunidades campesinas del altiplano.

Crecimiento.

El imaginario de que El Alto fue una zona alejada y despoblada ya no fue visible a partir de 1960. Y es que a partir de este momento empezaron las dinámicas de movilidad y migración campo-ciudad, en las que existía una explosión urbana, por la cual de a poco se convirtió en urbe. Estas masificaciones, con varios estilos de vida e ideologías, son las que prevalecerán en el provenir de la urbe alteña. Asimismo, la expansión de La Paz y el desplazamiento intraurbano de la población están asociados a la migración de las familias campesinas de distintas provincias de la región del altiplano y asentamientos de quienes trabajan en La Paz.

Más aun, con el Decreto Supremo 21060 se desencadenaron migraciones en varias regiones. El fenómeno del crecimiento urbano que se experimentó estaba relacionado con el incremento de flujos de migratorios entre 1976 y 1986. El Instituto Nacional de Estadística (INE) señala que para entonces El Alto constituía el 15% de la población paceña. El censo de 1976 indica que la población de Bolivia era de 4.613.486 habitantes, y la región de El Alto estaba conformada por 95.455 habitantes.

Entonces la proliferación  de zonas  se  extendió  hacia todas  las  secciones  del  territorio,  como  la  carretera       a 

El Alto en sus inicios
El Alto en sus inicios. Fuente: Simón Bedoya Herrera

Oruro, donde el incremento de urbanizaciones sobrepaso el control de Senkata. Lo mismo pasó con la parte norte de El Alto, en la cual Alto Lima, Rio Seco y Villa Ingenio se expandieron aceleradamente. Después de la creación de El Alto, el 6 de marzo de 1985 y su elevación a rango de ciudad el 26 de septiembre de 1988, el surgimiento de zonas, villas y barrios se incrementó, dando lugar a más.

A pesar del transcurrir del tiempo los nombres de algunas estancias y haciendas persisten en estas circunstancias, tal es el caso de la estancia de Yunguyo a la zona Yunguyo, las haciendas de Seq’e a la actual zona San Felipe de Seke, Ingenio a la Villa Ingenio, Mercedario a la zona Mercedario, San Roque a la zona San Roque, la zona Adran Castillo Nava que adquirió el nombre de su ex hacendado, Villa Dolores en honor a la esposa de Julio Téllez Reyes, María Dolores, entre otros. En la actualidad El Alto cuenta con 14 distritos, con una población de 848.840 habitantes según el último censo realizado por la INE en 2012.

* Angel Cahuapaza Mamani es Historiador por la Universidad Pública de El Alto (Bolivia).

Deja una respuesta